LA MASA MADRE, PRESENTE EN NUESTRAS ELABORACIONES

En Ciao Miami, el pan nuestro de cada día lo es, pero nos lo tomamos tan literal que lo hacemos y horneamos cada mañana, al igual que la masa de nuestras pizzas aportándole el mismo origen: Una masa madre de fermento natural compuesta de harina y agua sin ningún tipo de levadura añadida y que ya nos acompaña desde hace alguna década que otra. Debéis saber que en la propia harina hay multitud de levaduras y bacterias que provocan la fermentación de las masas de manera espontánea. Esta forma de fermentación, tan antigua como los panes que con ella se elaboran, aporta un sabor y aroma especiales a las masas y ayuda a controlar su acidez. Por eso nuestro pan casero recién horneado y las masas de nuestras pizzas y calzones son tan tan taaaaaaaaaaaan especiales.

Al contrario de lo que podamos pensar sobre la masa madre natural, su elaboración es sencilla, al igual que su conservación. Cualquiera puede prepararla sin esfuerzo ni conocimientos específicos. Lo único que se necesita es paciencia, ya que el proceso es lento y requiere un poco de atención semanal, ya que hay que “alimentarla” para que no se eche a perder y dure toda la vida (décadas, como en nuestro caso… y ahí seguimos). Hay muchas formas de lograr masa madre natural, tantas como personas la elaboren. Todas conllevan la mezcla de harina y agua, un entorno equilibrado en el que las levaduras y bacterias propias de la harina se desarrollan y conviven cómodamente. El proceso de elaboración de masa madre dura cinco días. Pero no os asusteis, porque el tiempo diario que nosotros hemos de dedicarle es de pocos minutos.

Día 1: Mezclamos harina integral y agua

Día 2: Añadimos harina de fuerza, agua y azúcar

Día 3: Añadimos harina de fuerza y agua

Día 4: Retiramos el líquido de la superficie y añadimos harina de fuerza

Día 5: La masa está lista para ser utilizada

Un aspecto cremoso, con burbujas en la superficie y un ligero olor ácido nos dará la pista definitiva de que, a partir de este momento, podemos comenzar a usar nuestra masa madre en la elaboración de todo tipo de panes, pizzas, bollería, etc.

Y vosotrxs… ¿os animáis a probar? 😉